Nuestros cuentos

Estos son los premiados en el concurso de cuentos organizado por el Departamento para la Infancia Cooperativista de FUCVAM


PRIMER PREMIO
AUTORES: Mª. Belén Martínez, Mª Eugenia Torres, Florencia Balzanini,Victoria Melgarejo, Joaquín Torres.
COOPERATIVA: COVIMT 7, Juan Lacaze, Colonia.

MI BARRIO

Mi barrio está ubicado en Juan Lacaze, departamento de Colonia.

Somos un grupo de 12 niños, que nos reunimos para contarles lo que vemos, pensamos y hacemos en nuestra cooperativa llamada Covimt 7.

Lo primero que nos preguntamos fue ¿qué es una cooperativa?, y aunque no sabemos explicar muy bien lo que es, si podemos decir lo que vemos e imitamos de los mayores.

No sabemos muy bien por qué, pero de vez en cuando nuestros padres se reúnen en nuestro salón, y sentados en círculo.

Hablan cosas sobre la cooperativa.

Muchas veces vemos papeles escritos debajo de las puertas y los más chiquitos preguntan: "¿porqué mandan esos papeles?" y los más grandes les dicen: "cosas de grandes".

Pero esas cosas nosotros las imitamos, nos reunimos en el salón comunal y entre todos decidimos que podemos hacer, unos días atrás vimos a nuestros padres limpiando la placita de nuestro barrio y nosotros decidimos juntar los papeles de nuestros patios, y hacer nuestro propio cantero y después decimos: "cosas de grandes ¿no?".

Nuestro padres y la comisión de jóvenes hacen empanadas, chorizos al pan y distintas cosas para vender y recaudar dinero, nosotros como alumnos de nuestro maestros o sea de nuestros padres hicimos trufas y masitas para juntar dinero y con él tomar la chocolatada todos juntos.

Los mayores y jóvenes no sólo se reúnen para resolver problemas sino también para divertirse, muchas veces se hacen comidas y nos sentamos todos a conversar en largas mesas con nuestros vecinos. También jugamos al voleibol y fútbol en las canchas hechas por la comisión de jóvenes.

En las navidades nos organizamos para arreglar nuestras casas, nuestros padres sobre escaleras colgaron luces, formando estrellas.

Nosotros hicimos nuestra propia decoración armando un arbolito de navidad.

Para festejar el día del niño los mayores hicieron un sketch imitando lo que nosotros hacíamos sin darse cuenta que lo que nosotros hacemos lo imitamos de ellos "¡que gracioso!". Nosotros hicimos lo mismo para el día del padre y la madre, cantamos canciones dedicadas a ellos.

En el carnaval organizamos un grupo lubolo llamado "El Sueño", y con nuestros trajes recorrimos el barrio, y salimos en la tele en un canal local.

En fin después de escribir todo esto y de pensar que es una cooperativa podemos decir que es un conjunto de familias que comparten los problemas y la diversión. Y es un ejemplo que realizamos en el presente y lo haremos también en el futuro.


SEGUNDO PREMIO
AUTOR: Valentina Rodríguez
COOPERATIVA: COVIMT 6- Mesa 4 (Montevideo)

 UN SUEÑO HECHO REALIDAD

Una vez varias familias se juntaron de diferentes lugares. Estaban interesados en tener sus propias casas. Salieron en busca de terreno y vieron otros, pero eran chicos para todas las familias que habían, en el que estamos ubicados fue el que les gustó.

Entonces empezaron a hacer las primeras reuniones en el BAO.

En las primeras reuniones que fueron en el BAO decían que poco a poco tenían que empezar. Entre todos se repartían las tareas convirtiéndose así en verdaderos trabajadores de la construcción. Todos tenían que ayudar.

Se fundó en 1972.

La calle "Camino de las tropas" se llama así porque pasaban tropas de vacas. Un día por el "Camino de las tropas" pasó una tropa y una vaca se fue para el terreno y lo único que quedó fue el cuero.

Un día cuando la gente estaba trabajando, a la hora del descanso, un señor se cayó adentro de un pozo y se quedó sin comer.

El barrio cuenta con una cancha de baby fútbol, varias plazoletas con juegos para niños. Construyen también por convenio entre la Comisión de Fomento, la Intendencia Municipal de Montevideo y la Comisión Nacional el local que originariamente había sido destinado a enseñanza primaria para instalar la escuela Nº 264. Y en el día de hoy tenemos una escuela que la queremos mucho y que nos enseñan.

La gente como no sabía cuál iba a ser su propia casa trabajaban muy contentos haciendo todas las casas iguales. Se empiezan juntas y se terminan juntas.

El día tan esperado.

Por fin terminaron y llegó el día que van a saber cuales son sus casas. La gente está muy contenta.

A pesar de todos esos años de trabajo terminaron. No lo pueden creer.

Por suerte el sueño tan esperado se hizo realidad.


TERCER PREMIO
AUTOR: Ignacio Bengochea
COOPERATIVA: COVINE 5 (Montevideo)

UNOS AMIGOS COMUNES

En estas historias, les voy a contar algunas cosas que pasaron en la barra.
Agradezco a Andrés, Edgardo, "el gordo", Emiliano, Juan, Juan Pablo, Matías, Nachi y Richard por ser mis amigos de la cooperativa.

CAPÍTULO 1

La mascota de la barra 

La barra siempre ha querido una mascota, un perro, para cuidarnos y para jugar. Casi siempre encontramos perros pero la cosa es cuando viene la noche. A ninguno nos dejan tener un perrito en casa; así que les hacemos casas afuera, en los jardines. Pero a la mañana siguiente no están.. El perrito que duró más fue la Chispita; duró tres días. Para nosotros fue mucho; para otros no. A la Chispita la perdimos porque "el gordo" la soltó de mañana sola, y así se perdió. 

CAPÍTULO 2

Un club para la barra 

Muchos niños tiene casitas de madera o algo así, pero nosotros no. Siempre hacemos casitas; ¿bah!, tratamos de hacer con todo tipo de cosas. Me acuerdo cuando hacíamos con cañas y arena; ahora ya hace tiempo que no hacemos. Yo sí tengo una casita en el árbol; no es una cosa sorprendente pero algo es algo. El año pasado también hice una, pero la destrozaron, no se quien fue. Ahora hice una parecida y la até con cuerdas. Espero que algún día logremos tener una casa más grande, como las de la cooperativa.

CAPÍTULO 3

Las temporadas de juego 

Lo que van a leer ahora ya se que es un poco bobo; ¡bah!. Es bobo pero es verdad. Con los gemelos y los otros, en invierno, siempre pero siempre jugamos al fútbol cuando llegamos de la escuela. Casi siempre juegan Andrés, Juan, los gemelos, Matías, Nachi y yo cuando no voy a inglés. Emiliano nunca está afuera de tarde, porque le mandan muchos deberes. La otra temporada es en verano las vacaciones. No hay un día en que no saquemos las bicicletas, y nunca faltan las pruebas. Primero empezamos a levantar las ruedas; después a hacer "willis" y a saltar. También jugamos carreras, o a perseguirnos. A veces, alguno que otro se cae; y ahí se termina el juego. 

CAPÍTULO 4

Un niño no querido 

Todos los años viene un niño malo a la barra. La causa es que como es muy malo en la casa, los amigos que tiene allí no lo quieren, entonces a veces viene para la barra; cuando la barra no lo quiere se va con los otros amigos. Pero como en nuestra barra hay grandes, como los gemelos, no digo que sean del mismo carácter, digo que son de la misma edad. Buen entonces seguimos. A los de 8 y 9 años nos pega, nos amenaza y acosa. ¿Entienden?. El otro día andaba con una navaja de verdad; lo amenazó a Matías con clavársela en el cuello; así que yo nunca más he querido jugar, porque a Matías lo conozco desde que iba a la guardería, cuando teníamos un año, y es muy buen amigo. 

CAPÍTULO 5

Los mayores 

Ayer la barra tuvo un altercado. Un señor, que le decimos billar, no se porque pero le dicen así. Resulta que estábamos charlando lo mas bien; íbamos a la puerta de los gemelos, cuando le pisamos el pasto. Billar, que es un veterano medio malhumorado, nos sacó corriendo con una vara. Nosotros nos quedamos parados sin hacer nada. Le declaramos la guerra. El "gordo", como es de buscar pelea, fue y saltó en el pasto para ganar una apuesta por una figurita. El veterano, como dije, es calentón, por lo tanto lo sacó corriendo con la manguera. Estuvo de más, porque "el gordo" corría de forma muy graciosa.

Ahora voy a contar otro altercado que tuvimos con Doña Luisa. Resulta que un día estábamos tocando los tambores, practicando para el corso, en la puerta de lo gemelos. Viene Doña Luisa y nos dice que nos dejemos de jorobar; eran las 10 de la mañana. Luego entró a la casa de Pochola a cuidar a Emanuel. Richard le habló a través de la puerta y le dijo- "pero si ya son las 10"-. Doña Luisa salió y nos dijo -"esto no es un tablado"-. Richard, que nunca se calla, le contestó -"mi abuelo votó en una asamblea que desde las 10 de la noche y hasta las 9 de la mañana, y en la tarde de 2 a 4, no se puede hacer ruido, pero no son las 9 de la mañana"-. Y Doña Luisa le dijo –"a mi que me importa que m... hace tu abuelo"-. Y entró en la casa. Nosotros oímos que había dicho que m..., pero en realidad había dicho otra cosa. En este momento no me puedo acordar que era: entonces ahí empezó el problema mayor. Como Doña Luisa es amiga de la madre de Juan se hizo la dramática y se fue llorando a la casa de él. Mirta, que es la madres de Juan, se asustó mucho y dijo -"¿se le murió el hijo?"-. y Doña Luisa le contestó: -"No, su hijo me dijo que había dicho m..."-. El asunto es que la madre de Juan se enojó mucho con él y lo castigó. La madre de Richard fue a explicarle a Mirta lo que había pasado, y que Doña Luisa la había dicho "zorro" a Juan. Ahí nos quedamos peleados con Doña Luisa, pero después de un tiempo nos reconciliamos, porque ella nos hizo una canción para el carnaval.

CAPÍTULO 6

El carnaval 

La barra siempre ha querido tener una fiesta o algo parecido. Este verano organizamos un corso. Estuvimos toda una semana practicando con los tambores, preparando los trajes, y colocando las guirnaldas. Llegó el día. La emoción rondaba entre todos. Nos pusimos los trajes, subimos las reinas al carro y salimos. ¡Ah!. Porque esta vez participaron algunas niñas también. Mientras caminábamos por la calle principal de la cooperativa, la gente se paraba en el cordón y gritaba y aplaudía. En verdad estuvo muy pero muy emocionante. Yo me alegré mucho, y todo resultó como esperábamos.

CAPÍTULO 7

El final 

Es muy bueno tener amigos en la cooperativa, porque la cooperativa es como si fuera una casa sola. También es muy bueno poder jugar en la calle, con todos los amigos, y divertirse y pasarla bien. 

 

El concurso de cuentos "MI BARRIO" se realizó entre los meses de marzo y mayo de 2000, con los objetivos de descubrir la visión que de sus barrios cooperativos tienen los niños del Movimiento de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua y fomentar la expresión escrita.

Participaron alrededor de 15 niños de todo el país, obteniéndose tres primeros premios y dos menciones especiales. Todos los cuentos recibidos serán publicados próximamente en un libro.

 

SI QUERES PODES MANDAR TU CUENTO A webmaster@guricharrua.com
TE LO PUBLICAREMOS PRONTITO